Menú Cerrar

EL USO DE LOS BARROS EN LA ESTÉTICA; DESDE EL ANTIGUO EGIPTO HASTA NUESTROS DÍAS

¿Alguna vez te has planteado por qué los barros se utilizan en tratamientos estéticos? Sabiendo que el uso de los fangos se remonta al antiguo Egipto, la evolución de estas terapias ha sido progresiva desde entonces hasta llegar a algunos de los tratamientos actuales. Sin embargo el método de actuación es sencillo, cubrir la zona de piel a tratar, esperar unos minutos a que haga su efecto Y  pasar a retirarla con agua.

La obtención de estos fangos se realiza con materias orgánicas o inorgánicas, resultantes de procesos geológicos o biológicos. Para poder realizar los tratamientos estéticos con barros se deben mezclar estas materias con una mezcla de agua mineral que incluye agua de mar o lagos salados. Los efectos de la aplicación de barros son muy diversos, pero algunos de los tratamientos en los que más se utilizan son:

  1. Limpiezas faciales y cutáneas, ya que poseen un gran poder absorbente lo que permite eliminar las células muertas y los desechos de la piel, mejorando la oxigenación de la epidermis. Especialmente recomendado para pieles con alteraciones dermatológicas de origen inflamatorio ya que se produce un efecto remineralizador.
  2. Tratamientos para el acné, pues al tener una alta capacidad astringente, los fangos producen buenos efectos en pieles grasas, regulando la secreción de sebo. Además de poseer efectos antisépticos y antiinflamatorios, lo que redundan en una mejora de la cicatrización.
  3. Tratamientos anticelulíticos donde las arcillas activan la circulación venosa y potencial el efecto del drenaje linfático Así pues, los barros son útiles en afecciones con edemas o trastornos circulatorios, como la celulitis.
  4. Tratamientos antienvejecimiento. Porque sí, los fangos también ayudan a la reestructuración de la dermis, favoreciendo la producción de colágeno y elastina, llegando incluso a poder aclarar algunas manchas producidas por el envejecimiento.

Además de todos los efectos beneficiosos para la salud y algunas de las afecciones mencionadas anteriormente, el uso de barros también tiene funciones meramente relajantes como el poder refrescante y limpiador que se produce sobre la piel. Y es que gracias a su acción antiinflamatoria, calmante y descongestiva produce una acción renovadora, drenando toxinas, siempre que su aplicación no sea en caliente. ¿Quieres descubrir este y otros tratamientos? Aprovecha el mes de julio y pasa por nuestro centro de Arte-Miss Gran Vía en Zaragoza en horario de tardes. ¡Seguro que lo disfrutas!

Abrir chat